Blog Post Universitarios innovan y producen ahorro de 50 toneladas de basura en higiene femenina

Universitarios innovan y producen ahorro de 50 toneladas de basura en higiene femenina
Aug

3

2015

Universitarios innovan y producen ahorro de 50 toneladas de basura en higiene femenina

En un año una mujer gasta en promedio mil 200 pesos en toallas sanitarias y tampones que tardan en degradarse de 300 hasta 500 años, pero en México la empresa Lilithcup creada en la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), modificó el diseño de la copa menstrual alemana, adaptándolo al cuerpo de las mujeres mexicanas y la comercializa, convirtiéndola en una sustitución novedosa de protección femenina.

Se trata de un dispositivo alemán hecho de silicón cien por ciento grado médico; el cuerpo de la copa es suave, flexible y tiene un tallo que permite su extracción para el vaciado. Al introducirse se adapta a las paredes vaginales, recolecta hasta 20 mililitros de flujo menstrual, se puede usar hasta por 12 horas y durante la noche, además es cómoda y no genera olor, gérmenes ni produce irritaciones.

Lilithcup sustituye a 450 tampones al año, por lo que este año generará un ahorro a la Ciudad de México de 50 toneladas de basura, equivalente a dos veces el tamaño del monumento a la Revolución.

La directora de la compañía, Jenny Von Hernández enfatizó que “la higiene femenina debe ser cómoda, práctica, saludable y amigable con el medio ambiente”, por ello Lilithcup está disponible en dos tallas y puede adquirirse por internet de manera individual o en paquete con todo lo necesario para su limpieza.

“Jorge, mi socio en la empresa, viajó a Alemania, trajo copas menstruales y me regaló una, la usé y para mí fue maravilloso. Yo tomo clases de natación y cada mes las interrumpía, con el uso de la copa ya no las suspendí; entonces nos surgió la idea de traerlas a México para que las mujeres experimentaran la comodidad, seguridad y contribución al medio ambiente con su uso”, describió la también psicóloga universitaria, Jenny Von Hernández.

Posteriormente, trajeron varias copas alemanas y las regalaron a 11 instructoras deportivas. De ellas ocho testificaron que no regresarían a los métodos tradicionales y tres no se atrevieron a usarla, pero después del testimonio de las anteriores la utilizaron. Con esto, los egresados universitarios decidieron enviar su propuesta de negocio al Centro Nacional de Apoyo a la Pequeña y Mediana Empresa (Cenapyme) de la Facultad de Contaduría y Administración y, con apoyo del Sistema de Incubadoras de Empresas InnovaUNAM fundan, en octubre pasado, Lilithcup.

“En la incubadora nos hicieron ver temas como marketing que no habíamos contemplado, nos capacitó y lo solucionamos. Después validamos la idea, corroboramos si realmente se vendería el producto y encontramos que la mujer mexicana tiene una cultura muy conservadora, con mitos y tabúes de la menstruación; a pesar de la alternativa que les dábamos del cuidado del medio ambiente, no la aceptaban; sin embargo a la fecha ya la usan más mujeres”, agregó Jorge Alberto Noverón Hernández, fundador y desarrollador de negocios de la compañía.

Derivada de la investigación se detectó la importancia de integrar a la copa también el método de limpieza, por lo que Lilithcup no solo está a la venta individualmente, con una inversión de 798 pesos, en el LilithPack se adicionan: un esterilizador, un cepillo para limpiar la copa, un jabón y una sportbag.

Esta es la nueva alternativa que está evolucionando el papel de la higiene femenina, busca garantizar comodidad, seguridad y ayudar al medio ambiente.

Comments are closed.